Dos poemas: Gabriela Villa, versión bilingüe (rumano-español, traducción de Florin Galis)



Sostenuto Susținut


Hay un instante Există o clipă de tiempo de timp (ya sin peso) (deja fără greutate) de amor a domicilio de iubire la domiciliu

que se diluye en años ce se diluează în ani

de sentarse a oír llover de stat jos și-ascultat cum plouă

mientras la noche în vreme ce noaptea

se abre y nos mira se deschide și ne privește

como un relámpago. ca un fulger.



Temor lunar Teamă lunară


Entre esas dos lunas Între aceste două lune que duermen en tu cama care dorm în patul tău y el asfalto que relumbra și asfaltul care strălucește sobre mis párpados peste pleoapele mele me pierdo en el oleaje mă pierd în unduirea de tu respiración respirației tale

llena de gracia y plină de har și

—errante de la noche —rătăcitoare a nopții y perdida— soy și pierdută— sunt el aire y el miedo aerul și frica que consume. ce consumă.




Gabriela Villa publicó el libro de poesía Páramo errante (Mora-Cantúa Editores, 2005) y fue incluida en la Antología 100 Poetak Maiatzean Poetas (España, 2019). Como integrante del colectivo Festival Internacional de Narración Oral (FINO) se ha presentado en el Centro de Creación Literaria Villaurrutia (2018), en el Instituto Mora (2019) y en el Palacio de Bellas Artes (2020). Ha sido cuentafotos (forma literaria creada por ella misma que recrea el

lenguaje fotográfico) del Centro de la Imagen y se presentó en diversas ocasiones con esta modalidad en el Palacio de Bellas Artes, acompañando exposiciones como El lado oscuro de la luna (Sébastien Girard y curadores del Archive of Modern Conflict: Kalev Erickson, Luce Lebart y Timothy Prus, 2019), Periferias (Rodrigo Moya, 2019) y FotoMujeres (2019-2020). Como poeta ha participado en dos ocasiones en la Casa del Lago de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM): Conjuro de la Memoria (Dúo Juum, instalación poética sonora, 2017) y Memorial (conmemoración de los cincuenta años del movimiento estudiantil de 1968). Realizó otra presentación de Conjuro de la memoria en su formato de instalación en el Centro de Cultura Digital (CCD) en 2018. Ha participado en proyectos multidisciplinarios entre los que destacan el diseño musical del cortometraje No oyes labrar los perros (2001), un texto poético para conmemorar los cincuenta años del movimiento del 68 dentro de la serie Música y Ciudadanía en el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC, 2018) y un taller de narrativa comunitaria para el proyecto Kiosco de Barrio (2017). Fue beneficiaria de los programas Contigo en la Distancia en la categoría de Cuento en la disciplina de letras de la Secretaría de Cultura (2020) con el trabajo Ciudad expuesta (relatos geolocalizados) y Cultura Sonora Digital en la categoría de Arte Público del Instituto Sonorense de Cultura (ISC) con la ponencia “La importancia del arte público en la construcción de la sociedad” (2020). En el campo musical, como ejecutante de la viola, formó parte del Ensamble Crumble (España, 2006) y es miembro fundador del Dúo Juum, participando en diversos conciertos en Parma, Italia (2006), Seattle, Estados Unidos (2006-2007), Belfast, Irlanda (2007), Hermosillo, México (2008), Tokyo, Japón (2011), Ciudad de México (2012 y 2017) y Daegu, Corea del Sur (2017).